Roma necesita una sonrisa

20191117_174109.jpg

Barra colombia.png

No hay nada como pasear y si hay un lugar que estaba entre mis destinos iniciales en Europa ese era Roma, mi necesidad de conocer la Santa Sede y la incertidumbre por descubrir si tan misteriosa era esa ciudad, su tremenda historia y las decenas de museos y cientos de obras de arte repartidas por la ciudad me atraía de tal manera que tras pasar unos días muy ricos allá ahora traigo una serie de blogs que compartir partiendo de uno inicial en el que exponer mis sensaciones a nivel general de esta ciudad turística por excelencia.

20191117_174216.jpg

Barra colombia.png

Llegué apenas con las últimas luces del día y casi sin tiempo tras soltar el equipaje en mi habitación agarré el bolso con idea de visitar la ciudad a primera vista, las calles son hermosas, las esquinas misteriosas, sus puentes siempre dejan algo al fondo que te anotas para visitar con detenimiento.

20191117_200147.jpg

Barra colombia.png

El Tíber separaba antaño Roma de las provincias, hoy separa la Roma céntrica de los barrios y su paso es obligado casi a diario, más allá de sus aguas se encuentra el barrio de Trastévere lleno de actividad de restauración con calles muy bonitas y bohemias con iluminación romántica y al otro lado la vieja Roma sigue siendo eso, una ciudad vetusta muy anclada en un pasado que le permite comer de ello a diario.

20191116_123427.jpg

Barra colombia.png

Roma es oscura cuando cae el sol porque sus calles apenas tienen luz artificial, me contaban que su iluminación es la misma que tenía durante la segunda guerra mundial donde apenas un hilo de pared a pared sustenta un foco, sus aceras son de piedra adoquinada muy duras donde el tacón del zapato sería un ejercicio de riesgo pero tras una buena caminada la ciudad oscura, fría y de paso duro te recompensa con un color especial que reconoces como si hubieras pasado allí una vida en otro tiempo, el Coliseo de Roma te impresiona y no se preocupen, profundizaré en las maravillas de Roma poco a poco en una serie de publicaciones porque sería injusto no detallar cada una de las maravillas que nos deja la ciudad pero hoy quería dejar ese pequeño detalle de lo que te encuentras nada más llegar a la ciudad.

20191115_235148.jpg

Barra colombia.png

Pero guardo quejas de la ciudad y de las personas que te atienden que hacen que una estancia pueda ser perfecta o te dejen mal sabor de boca. Roma es una ciudad que se vende por si sola, vive anclada en su pasado glorioso y no quiere verse en el siglo XXI cosa que por supuesto sería un error pero yo le diría a quien se encargue del área turística de Roma que revisen el trato que esa ciudad da al turismo, salvo en el hotel cuyo trato fue único les contaré que en las heladerías, museos, centros arqueológicos, servicios públicos, transporte me faltaron sonrisas y un cariño que sientes en muchos otros lugares por los que he pasado a lo largo de mi vida. Preguntar cualquier cosa les venía mal, servirte un helado de forma cortante, atenderte con prisas, perdía un tiempo precioso buscando la forma de encontrar lo que buscaba por no preguntar ya que esperabas una mala contestación o desinterés absoluto, me intentaron convencer que es una ciudad cansada de recibir turistas a diario pero ¿Y qué sería de esa ciudad sin visitas? No encuentro una razón para justificar esa desidia y mal humor en los que trabajan cara al público y conozco bien de lo que hablo porque soy original de una ciudad muy turística y la ciudad que me acoge desde hace algo más de un año vive exclusivamente de los visitantes por lo que esa teoría no me sirve y más bien debe ser aburrimiento de estas personas por la tareas que realizan a diario que para nada les compensa, yo por mi parte os aseguro que esta experiencia no me quitó las ganas de vivir unos días hermosos como así fue gracias a las audio guías principalmente porque si dependiera del ser humano no me habría podido informar de nada. Os cuento que me marcho a dormir con la experiencia vivida y deseando que amanezca para conocer tanto y más de este bello lugar.

20191116_092555.jpg

Besos, @chila

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *